FOZ (LUGO)

Aunque la capital de la Mariña Central lucense es Mondoñedo, hay otro lugar que también merecería estar en ese puesto: es Foz, una villa costera con mucho encanto que antaño vivió del mar y hoy se mantiene gracias al turismo. El muncipio de Foz tiene mucho que ofrecer al visitante ¿te animas a descubrirlo?

9 planes y cosas que deberías ver en tu visita a Foz

1. Acercarte al Puerto de Foz y a su curioso faro

Faro del espigón de Foz

Foz dispone de dos puertos, deportivo y comercial, y aunque hace años vivía principalmente de la pesca, hoy lo hace del turismo estival, por lo que no encontrarás demasiada actividad en su puerto. Sin embargo el paseo es agradable ya que va rodeando la costa desde la Praia da Rapadoira por el Paseo de Laredo, pasando por el Porto Chico y el espigón hasta alcanzar ambos puertos.

Es en el espigón donde nos recibe un curioso y pequeño faro con luz verdosa y sólo doce metros de altura, pero que es ya todo un símbolo de este rincón de la costa lucense. Un paseo imprescindible para conocer de cerca el Foz costero y portuario. 

2. Navegar por la increíble Ría de Foz

Ría de Foz

La Ría de Foz es de complicado acceso para barcos con más de dos metros de calado, ya que está además poco resguardada de los embistes del mar. Pero es un escenario perfecto para que visitante haga un pequeño crucero por la ría, que además son muy asequibles, por todo el litoral de Foz. El trayecto por mar dura aproximadamente una hora y une dos de las principales playas del municipio: A Rapadoira y Arealonga. En las inmediaciones de ésta última se encuentra una de las joyas patrimoniales del municipio, el Castro de Fazouro. 

Otra opción es navegar por la Ría del Masma, a caballo entre Foz y Barreiros, zona protegida ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y uno de los mejores puntos de esta zona para la observación ornitológica. 

Te aseguramos que vivir la experiencia de contemplar desde el mar la costa lucense tiene premio: el de llevarte un recuerdo inolvidable de tu estancia en esta tierra. 

3. Visitar la catedral más antigua de España

Basílica de San Martiño

A la hora de pensar en la catedral más antigua de España se nos vienen a la cabeza las de Burgos, Santiago de Compostela o León. Pero no, es en Foz donde encontramos el templo de San Martiño de Mondoñedo, de visita imprescindible en la villa y que es, ni más ni menos, la primera catedral consagrada como tal en España y quizá en todo el sur de Europa que se conserva en pie. 

Esta fascinante basílica románica del siglo IX conserva frescos de la época en que fue construida y un importante  retablo de piedra. Merece la pena conocer su historia y todas las anécdotas que hay detrás de su construcción, para lo que sugerimos reservar una visita guiada en la Oficina de Turismo de la localidad. 

4. Contemplar los magnéticos Castelos de Foz

Os Castelos de Foz

Foz nos reserva multitud de sorpresas paisajísticas y una de ellas son los llamados Castelos de Foz, una de las zonas costeras más emblemáticas del municipio lucense. Los Castelos son tres grandes formaciones rocosas que se situan frente a la costa como si fueran islotes sin serlo, y que por su enorme tamaño y su singular estructura se denominan desde siempre “castillos”. 

Puedes alcanzar los Castelos desde el centro de Foz en un agradable paseo para constatar cómo la fuerza del mar en esta zona costera da lugar a tan curiosas formaciones. 

5. Subir hasta el Castro de Fazouro

Castro de Fazouro

Llegamos a otro de esos lugares que tienes que ver antes de abandonar Foz y que forma parte de su importante patrimonio histórico: el Castro de Fazouro, situado junto a uno de los extremos de la Praia de Arealonga, en un enclave muy especial protegido por grandes acantilados y cuya visita es libre y gratuita. 

Fazouro es uno de los pocos castros costeros que hay en Galicia junto al Castro de Baroña y en él podemos intuir cómo era la vida en un asentamiento a orillas del Cantábrico entre los siglos I y III. 

6. Ascender hasta el Pico da Frouxeira 

Pico de Frouxeira

Si todavía te quedas con más ganas de historia, quieres combinarla con algo de naturaleza y además te gustan los buenos miradores no dudes en subir hasta el Pico da Frouxeira, un monte de 427 metros de altitud en cuya cima se alzaba el Castelo da Frouxeira, del que hoy sólo quedan unos pocos restos. 

El castillo pertenecía al mítico Mariscal Pedro Pardo de Cela y se situaba en una amplia atalaya rocosa desde la que era fácil observar toda la Ría de Foz y el valle y las tierras de Alfoz y Valadouro. Busca su antigua torre del homenaje y desde allí disfrutarás de las mejores vistas de todo el contorno. 

7. Descubrir el Foz de interior en el Mirador do Bispo Santo y el Pico da Lebre

Mirador do Bispo Santo

Y hablando de miradores, te sugerimos dos más. El famoso Pico da Lebre muy frecuentado por la gente local para contemplar el atardecer y el Mirador do Bispo Santo, un área recreativa próxima a la ermita del mismo nombre, ambos montes auténticos promontorios desde los que divisar la rasa cantábrica. 

8. Disfrutar de un día de playa en su amplio litoral

Praia de A Rapadoira

Con más de 25 km de costa, Foz cuenta con magníficas playas de blanca y fina arena que además cuentan con una peculiaridad: están unidas casi todas ellas por un extenso paseo marítimo que permite saltar de playa en playa mientras lo recorremos. Muchos de estos arenales tienen Bandera Azul, una distinción que la Unión Europea otorga por la calidad del agua y la arena y por la dotación de servicios para disfrutar del baño y los deportes náuticos. 

Entre ellas destaca A Rapadoira, la playa urbana de Foz, con 340 metros de extensión y un gran paseo que la rodea por completo. Al final de esta playa está Llas, otro de los arenales preferidos por los visitantes en verano. 

Y es que Foz es uno de los principales lugares de veraneo de la Mariña Lucense, llegando a triplicar sus habitantes en temporada estival. Sus playas tienen mucho que ver y además de las ya citadas tienes muchas otras para escoger en tu estancia en Foz: Arealonga, A Pampillosa, Peizás, Polas, Xunco, San Pedro de Cangas…Elige tu preferida y déjate llevar. 

 9. Enamorarte de la naturaleza en Foz

Ría de Foz y Masma

Aquellos adictos a la naturaleza hallarán su pequeño trozo de paraíso en el espacio natural Ría de Foz-Masma, un espacio de la Red Natura que se situa entre los municipios de Foz y Barreiros y los interiores de Lourenzá y Mondoñedo. Con más de 643 hectáreas protegidas, en este conjunto natural están integrados numerosos hábitats de interés comunitario. 

Entre ellos destaca la ría de Foz, con sus humedales, dunas y arenales y por otro el río Masma, importante zona de pesca del salmón en Galicia, rodeado de bosques y abundante vegetación acuática. Una zona idílica donde sentir el poder de la naturaleza en estado puro.