Romería de Nuestra Señora de Los Milagros

En el lugar donde ahora se alza el Santuario deNuestra Señora de los Milagros debió existir una primitiva iglesia románica, templo parroquial de Caión, pero, ciñéndonos a la obra que podemos contemplar hoy, diremos que se trata de una construcción del siglo XIX, de estilo barroco compostelano.

Es un templo de planta rectangular, una sola nave y cubierta a dos aguas. En la fachada, que data de 1836, se concentra la mayor creatividad y ornamentación del templo.

En 1801, siendo párroco de Caión Frei Manuel Mata y Flores, comenzaron las obras bajo la dirección del maestro cantero Xoán Antonio Castro, que se prolongaron durante treinta y cuatro años, siendo necesario efectuar una tala en el monte de Vilar de Francos para obtener madera para la obra. En 1835 el maestro cantero Manuel María Neto, por el precio de 5.900 reales, hizo la torre de la iglesia, de estilo neoclásico. En los dos años siguientes se colocaron las campanas, hechas en Santiago por Dámaso Dopazo. Cuatro años más tarde se construye la sacristía y, con ella, se finaliza la estructura del santuario. En 1871 se adjudica a Manuel Fernández la construcción del retablo del Altar Mayor, que es de estilo neoclásico, en madera de castaño.

Por no celebrarse cultos en este templo, a lo largo del año, la imagen de la Virgen permanece en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Socorro.

En la entrada al hermoso recinto del santuario puede verse un sencillo cruceiro.

Aquí se celebra cada 8 de septiembre la principal romería del Ayuntamiento de A Laracha, contando con un gran prestigio en el norte de la provincia de A Coruña. Es la Romería de los Milagros de Caión, declarada de Interés Turístico de Galicia.

El domingo anterior al 8 de septiembre, la imagen de la Virgen se traslada en procesión desde la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Socorro hasta el Santuario de los Milagros, acompañada de una multitud de gente. A partir de la tradicional subida de la Virgen, hasta el domingo siguiente (en el que vuelve), los caminos que nos llevan a O Outeiro se llenan de peregrinos procedentes de muy diversos puntos de la provincia.

Además de las carreteras principales, muchos de los visitantes usan antiguos caminos, como el que discurre por la costa a través del Espacio Natural Razo-Baldaio, punto de interés paisajístico y ecológico perteneciente al vecino Concello de Carballo; o el recientemente recuperado Camiño da Gorita (Ayuntamiento de Arteixo). Hay un dato curioso sobre la actividad comercial local y las antiguas vías de comunicación. Al puerto de Caión llegaban barcos cargados con barriles de vino. Luego, carros de bueyes llevaban la carga por los caminos a las tabernas de la zona en los actuales municipios de Arteixo, A Laracha y Carballo.