ALDEA DOS GROBITS

Esta actividad cautivara a todos las familias ,sobre todo a los niños, se trata de sentirte hobbit por un día :

Aldea dos Grobits

La Aldea de los Grobits es un pequeño y original parque infantil que recrea Hobbiton, el hogar de los Hobbits, con sus casitas en miniatura semienterradas cubiertas por la naturaleza de la zona.

También cuenta con columpios, sube y baja, bancos, un pozo mágico y más atractivos, creados con la madera como material principal, que encandilarán a los peques de la familia. Su visita es gratis, y se puede visitar a cualquier hora.

Una vez llegas, lo primero que te encuentras es un cartel explicativo con la historia de los Grobits: “Los Grobits son seres que moran en las profundidades de las aguas termales de A Illa da Toxa y salen al aire —no se sabe muy bien qué días— subiendo desde las grietas termales hasta conectar con el pozo que podrás ver en la aldea. La tierra del pozo se vuelve agua cuando ellos emergen, y se transforma otra vez en tierra negra y plantas en el momento en que pisan el suelo del bosque. Vagan entre los pinos centenarios subiendo y bajando como ardillas y, cuando están cansados, abren las puertas de las casas que ves, para entrar a reponer fuerzas. Es inútil que llames a la puerta. No abren nunca, a menos que quieran salir al exterior o pretendan volver a las profundidades de las fallas termales que hay debajo de esta isla. ¡Que tengas un día de suerte y puedas ver alguno! ¡Esto es como la lotería, son millares los que juegan, pero siempre hay alguien a quien le toca!”

Los Grobits, que por si aún no te habías percatado, el nombre proviene de la fusión entre O Grove y los Hobbits, tienen su propia leyenda. Hace muchos años convivían entre nosotros, pero cuando los seres humanos se volvieron posesivos, los Grobit decidieron alejarse e instalarse en el Monte Central de la Illa da Toxa, para vivir bajo tierra y salir a la superficie sólo a través del pozo que allí se encuentra. Los adultos no los pueden ver pero, en cambio, los niñ@s son capaces de sentir su presencia.

Esta zona de ocio se ubica en un lugar privilegiado ya que está en el centro del Parque Forestal de la Isla de La Toja. Uno de los pocos inconvenientes de la Aldea de los Grobits es la falta de señalización, aunque cualquiera de las personas de la zona, o trabajadores que se encuentren por allí, te indicarán amablemente cómo llegar.

El parque forestal de La Toja es desde hace seis años escenario de una de las áreas infantiles de inspiración fantástica mejor logradas de España. Viajamos a sus entrañas en busca de magia para los más pequeños de la casa

Soñar no tiene precio

La zona es de titularidad municipal, por lo que el área recreativa es pública y el acceso al parque, libre y gratuito. Todos tienen, por tanto, las mismas posibilidades de disfrutar de esta miscelánea de cultura, ocio y naturaleza dentro del gran pinar de la archiconocida isla gallega. El parque cuenta con atracciones infantiles de todo tipo: columpios, balancines, escaleras, un tobogán… perfectamente dispuestos en un entorno que invita a la diversión.

La ilusión que amplió el espacio

En 2018 el concello decidió ampliar el parque debido a las demandas de los más pequeños para acceder al interior de las casitas de los Grobits: “llamaban a las puertas”, señalan desde el consistorio. Y es que quién no querría hacerlo. Una encantadora vivienda Grobit se levanta en las inmediaciones del parque para dar paso a un interior de cuento en el que se está preparando una biblioteca infantil, donde habrá libros reales que ayudarán a los menores a sumergirse en el apasionante mundo de la lectura y desarrollar su imaginación. Recientemente, la Xunta acordó financiar la ampliación exterior del parque y una pequeña zona de juego.

Un recurso turístico muy familiar

Desde el ayuntamiento afirman estar satisfechos de haber logrado crear un espacio con el que los vecinos sean capaces de establecer vínculos afectivos y del que se sientan profundamente orgullosos; así, se evitará una eventual privatización del espacio en el futuro. Actualmente, la cada vez más famosa Aldea dos Grobits no solo alegra el día a día de los grovenses, sino también atrae a multitud de familias de otros municipios cercanos que se deciden por disfrutar del siempre seguro turismo “de casa”.