RUTA DEL VINO DE VALDEORRAS

La Ruta do Viño de Valdeorras comprende seis municipios integrados en la Denominación de Origen Valdeorras: Rubiá, O Barco, A Rúa, Petín, Larouco y Vilamartín. Aquí, la pizarra es la protagonista del territorio humanizado. Tierra de cultura milenaria, es cruzada al este por la Vía Nova, la calzada romana Vía XVIII que comunicaba Astorga con Braga.  Este territorio constituyó durante el imperio Romano un centro importante de explotación de oro, una actividad que se combinaba con la plantación de cepas de uva e incluso la construcción de lagares.

El importante patrimonio vitivinícola que atesora Valdeorras impregna desde el rincón más escondido hasta el sentir de villas y aldeas. Por eso, el vino es la excusa que se ofrece para recorrer un territorio rural.

El amante del enoturismo tiene la posibilidad de gozar del hermoso patrimonio natural y cultural enmarcado en el pueblo de Entoma, rodeado por una gran extensión de viñedos en laderas. Además, puede conocer las denominadas “covas” o cuevas, bodegas enterradas donde tradicionalmente se elaboraba y conservaba el vino en casi toda la comarca. Se concentran auténticos barrios de “covas”, como aldeas de cuento delatadas por las curiosas chimeneas, llamadas “refugallo”, que sirven para regular la humedad. Suelen encontrarse agrupadas en lo alto de las aldeas o donde las laderas se hacen más pendientes.

Cabe destacar El Camino de Invierno, entrada natural a Galicia desde la Meseta,  que funcionó como alternativa en época invernal a la dura ascensión a las cumbres nevadas de O Cebreiro. En alguno de sus tramos coincide con la Vía Nova, también conocida como Vía XVIII, que une Astorga con Braga, por lo que este acceso también fue inicialmente transitado por los romanos.  Se compone de un recorrido de más de 200 kilómetros que nace en el Camino Francés , concretamente en el municipio leonés de Ponferrada, y se prolonga hasta Compostela atravesando las cuatro provincias gallegas.  En su recorrido, de unos 240 kilómetros entre Ponferrada y Santiago, discurre por el paraje minero romano de las Médulas, declarado Patrimonio de la Humanidad, atraviesa las cercanías del Parque Natural Serra da Enciña da Lastra y sigue el curso del río Sil, donde se acerca a la Ribeira Sacra. Cruza zonas de producción vinícola, como es el caso de Valdeorras.

¡Desde la Asociación Luscofusco te invitamos a probar esta ruta de vino y compartir tu opinión con nosotros!