EL PRIMER PEREGRINO

El primer peregrino

Seguro que te has preguntado muchas veces quién ha sido el primer peregrino del Camino de Santiago. Pues la primera persona en visitar la tumba del apóstol Santiago fue Alfonso II “el Casto”. A finales del siglo VIII el rey asturiano Bermudo abdicaba en el joven Alfonso conocido como el Casto. Este rey tenía el reto de hacer frente al avance de los pueblos musulmanes que se habían asentado en el Sur de España, iniciando la reconquista. Una de las victorias más importantes llevadas a cabo por Alfonso fue la conquista de Lisboa que dejó impresionado al mismo Carlomagno.

Uno de los hechos más importantes su reinado fue el descubrimiento de la tumba del Apóstol, que fue descubierta por un ermitaño en un monte cercano a Compostela. Este descubrimiento se narra en la Concordia de Antealtares, un texto que cuenta cómo Alfonso II viajó desde Oviedo, en el norte de España, hasta los restos del Apóstol para verificar, junto con el obispo de Iria Flavia la autenticidad de los mismos. La aparición del sepulcro propició la aparición de una de las rutas de peregrinación cristiana más importantes, junto con Roma y Jerusalén. Desde que se establece oficialmente la tumba del Apóstol en el conocido como “Campo de Estrellas” (Compostela) Alfonso II manda construir una pequeña capilla en la que conservar los restos del Apóstol.

El recorrido seguido por Alfonso II, el primer peregrino, es conocido como el Camino Primitivo que parte de la ciudad asturiana de Oviedo, que se convirtió en otra de los puntos más importantes del momento. Fue el mismo Alfonso el que mandó construir una pequeña capilla en esta ciudad en la que conservar un conjunto de reliquias procedentes de Tierra Santa (Jerusalén).