5 MUSEOS QUE NO TE PUEDES PERDER EN GALICIA

Conocer Galicia también implica conocer sus raíces y su historia. Encontramos huellas de distintas civilizaciones, culturas, tradiciones o construcciones de nuestros antepasados en toda Galicia. Para poder saber todo lo que las huellas nos pueden decir, decidimos estudiarlas y mantenerlas bien a salvo, en museos. 

Por toda Galicia encontramos museos, ¡84 para ser exactos! Museos tecnológicos, científicos, de arte, sobre el cuerpo humano, sobre el pasado histórico de la ciudad en cuestión, museos navales…Y casi todos son interesantes.

Hoy os vamos a enseñar algunos de distintas temáticas, y en distintas ciudades, que no os debéis perder.

1. MUNCYT, Museo nacional de ciencia y tecnología

Este museo, orientado a la divulgación científica y tecnológica, tiene dos sedes: en A Coruña y Alcobendas. La de A Coruña se abrió en mayo de 2012 y está situado cerca de Riazor, en la carretera hacia el Millenium por la costa.

Lavagoneta: MUNCYT Coruña

Entre sus objetivos principales se encuentra la popularización de la ciencia y mejorar la educación de los ciudadanos en materia de ciencia y tecnología. Pero, todo enfocado desde un punto de vista lúdico y entretenido. También es un lugar de encuentro donde reunir los centros de investigación y los referentes del mundo científico y tecnológico.

El museo se encarga de conservar piezas de nuestro patrimonio científico, técnico e industrial, procedentes desde la época de los Romanos hasta la actualidad. Combina las exposiciones temporales y las actividades programadas, con las colecciones propias y permanentes del museo. Hay pieza que pertenecen a aceleradores de partículas, un seat 60, un generador de rayos X, la linterna de la Torre de Hércules… y mucho más. Pero hay una exposición fija que destaca entre todas las demás: el BOEING 747-256B, conocido como Lope de Vega.

2. Castillo de San Antón, museo arqueológico e histórico

Este museo está situado dentro de una antigua fortaleza defensiva, reconocida como Bien de Interés Cultural. El castillo está situado en la Isla de San Antón, actualmente unida a la ciudad por el paseo marítimo, y se empezó a construir en 1588. Al año siguiente sufrió un brutal ataque a manos de la Armada Inglesa, y, tras ayudar en la defensa de la ciudad, las obras para terminar de construirlo volvieron a reanudarse. El castillo fue testigo de más ataques a la ciudad de otras civilizaciones, como el de la Armada Francesa en 1639.

Museo arqueológico e histórico

A finales del siglo XVIII, fue construido en su interior un palaceteLa casa del Gobernador. Más tarde sirvió como prisión y lugar de aislamiento para enfermedades infecciosas, hasta que en los años 60 fue convertido en museo.

3. Conjunto Etnográfico de O Cebreiro

En O Cebreiro nos encontramos un grupo de pallozas que se conservan desde el siglo X. Tres de las 4 que se mantienen, están convertidas en museo. Las pallozas son las viviendas de la época, y estaban adaptadas a la vida en la montaña, con un tejado de paja muy tupido para poder soportar nieve y aire. Se caracterizan por su planta oval, así como los muros bajos y las ventanas pequeñas. Durante un par de siglos, las pallozas servían como lugar de descanso para los peregrinos que viajaban a santiago por el camino Francés.

Actualmente, las pallozas están decoradas y ambientadas con objetos que reproducen fielmente la vida de la época. Además, se conservan muchos otros objetos, como herramientas, que provienen del siglo X y XI.

Un museo que te transporta al pasado gallego y te enseña como vivían por aquella época en las zonas de montaña.

4. Centro de Interpretación de la Muralla

No podemos decir adiós a Lugo sin haber hecho una visita en el Centro de Interpretación de la Muralla antes. La Muralla de Lugo, como ya sabréis, es una de las mejores conservadas de toda España. Es un símbolo de la ciudad, de su identidad y su historia, con un pasado romano.

El museo está ubicado en un edificio del siglo XVIII y cuenta con 4 plantascada una dedicada a una época diferente. Cada sala es distinta, pero a lo largo de las 3 nos encontramos un vídeo que explica cómo era el día a día en la época, o cuentan más información de una forma lúdica e interactiva.

5. Casa-museo de Rosalía de Castro

En Padrón fue donde Rosalía vivió los últimos años de su vida, hasta su muerte en 1885. Concretamente, la casa es la de La Matanza, restaurada hace años para convertirse en casa-museo tras la muerte de su marido, Manuel Murguía.

casa-museo de Rosalía de Castro en Padrón

La casa conserva la estructura original, con unos amplios jardines por donde paseaba la literata y su familia. En el interior se pueden encontrar las distintas salas de la casa, desde la cocina donde preparaban la comida, con los utensilios originales incluidos; así como el salón con el sofá; la habitación con la cama donde falleció; o la biblioteca y el escritorio donde creaba. Además, hay también una sala donde se guardan recortes de periódico del día de su muerte o de la de su marido, trajes, fotos suyas, e incluso réplicas de las coronas de flores de su muerte.

Estas son nuestras cinco propuestas de museo diferentes a las habituales. Buscábamos enseñaros museos que no se suelan encontrar repetidos en todas las webs y blogs, sino alguno nuevo que posiblemente no conozcáis. Por eso hemos obviado algunos muy interesantes, como la Domus, la Casa de las Ciencias o el Aquario; la Cidade da Cultura, el Museo do Pobo Galego o la Casa de los Mosaicos.

¡Esperamos que os gusten!